Tratamiento Inteligente

La toxina botulínica es una proteína producida por microorganismos que se usan en muchos medicamentos. Uno de ellos se utiliza en un popular tratamiento cosmético que reduce temporalmente o elimina la aparición de arrugas

Las arrugas se forman como resultado de las expresiones faciales producidas al contraer los músculos de manera repetitiva. 

La toxina botulínica bloquea los impulsos nerviosos y paraliza temporalmente los músculos que causan arrugas. Según un estudio presentado en el 70º Reunión Científica Anual de la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos (ASPS) llevada a cabo en Orlando, se considera un tratamiento seguro y eficaz para trabajos no tradicionales en el rejuvenecimiento facial.

La toxina botulínica también puede ser usada en conjunto con cirugías como levantamiento de cejas, estiramiento facial y cirugía de párpados. Asimismo, la toxina botulínica se puede usar para combatir dolores de cabeza, de migraña y para eliminar la hiperhidrosis (excesiva transpiración). Esta tiene un período de duración de entre 3 a 8 meses.

 Uso recomendado:

  • Líneas de ceño, arrugas en la frente, patas de gallo cerca de los ojos.

Características:

  • Simple, rápido e indoloro
  • Inyección no quirúrgica, procedimiento ambulatorio
  • No requiere de anestesia
  • Inmediato retorno a sus actividades diarias
  • Resultados observables al tercer o cuarto día
  • Certificado por la Administración de Alimentos y Medicamentos - Luego de la inyección puede  haber algunas dificultades en la visión, pero disminuirán rápidamente.

¿Te interesa este tratamiento?

Completa el siguiente formulario para solicitar una cita con nuestro profesionales.