Tratamiento Inteligente

Los ojos son el espejo del alma, son señales de juventud y belleza y son el rasgo más expresivo de la cara. Los párpados son el marco que exhibe los ojos y necesitan nuestra atención porque la edad, el cansancio y el estrés dejan sus huellas. Así, son una de las zonas que primero delatan el paso del tiempo. Este perjuicio estético por lo general se produce a partir de los 35 a 40 años.

La cirugía de párpados, técnicamente conocida como blefaroplastía, es un procedimiento para extraer la grasa, el exceso de piel y el músculo superior e inferior. La blefaroplastia puede corregir la caída de los párpados superiores y las bolsas de los párpados inferiores. Sin embargo, la blefaroplastía no elimina las "patas de gallo" u otras arrugas ni la caída de las cejas.

A menudo, las incisiones se colocan en las líneas naturales de los párpados superiores y justo debajo de las pestañas en los párpados inferiores. En algunos casos pueden extenderse hacia las patas de gallo.

En otros casos, en pacientes jóvenes que solo tienen  exceso de grasa, se puede realizar una blefaroplastía transconjuntival de los párpados inferiores. La incisión se coloca en el interior del párpado inferior y no deja cicatriz visible.

Las causas de la caída de los párpados son diversas. Entre ellas hay factores genéticos, hereditarios, exceso de exposición al sol, falta de descanso y perdida de tonicidad de la piel. La blefaroplastía tiene la finalidad de rejuvenecer la apariencia del rostro a través de la intervención, así como también reforzar los músculos y ligamentos circundantes.

La blefaroplastía se realiza bajo anestesia local. La incisión o corte está situada en el pliegue natural que se forma al parpadear, de esta manera queda oculta y con el tiempo es prácticamente imperceptible.  En la blefaroplastía transconjuntival, la incisión o corte para extraer las bolsitas de grasa se realiza a través de la conjuntiva del ojo, es decir internamente, y tiene la ventaja de no dejar cicatrices visibles. Se realiza en pacientes jóvenes de entre 20 y 30 años, los cuales aún no presentan flacidez de la piel del párpado inferior.

De vuelta a la normalidad

El paciente podrá leer o ver televisión después de dos o tres días. Debe evitar el sudor en los ojos. Sin embargo, no podrá usar lentes de contacto por aproximadamente dos semanas e incluso entonces podrán causarle cierta incomodidad por un período de tiempo. La mayoría de las personas se sienten listas para salir al público (y de vuelta al trabajo) en un período de una semana a diez días.

Los resultados son positivos con alto grado de satisfacción. La mirada lucirá más alerta, luminosa y juvenil por años. Para muchas personas, estos resultados son permanentes y les dará  una apariencia de entre cinco a diez años menor de su edad real.

Postoperatorio

  • Inmediatamente después de la cirugía, su cirujano podría aplicar pequeñas bandas estériles sobre el área operada.
  • Cierto grado de inflamación es normal.
  • Las compresas frías y la elevación de la cabeza mientras se está acostado pueden ayudar a una pronta recuperación, así como el uso de analgésicos antinflamatorios.
  • Durante las primeras dos semanas, el paciente deberá limpiarse los párpados, que se encontrarán pegajosos, secos e irritados.
  • Podrían ser recomendables algunas gotas oftálmicas. El cirujano debe enlistar las actividades y los ambientes que debe evitar el paciente en las primeras semanas del postoperatorio.
  • Las suturas serán retiradas en los primeros cinco días después de la operación, excepto las autoabsorbibles, en  caso de que hayan sido utilizadas.

¿Te interesa este tratamiento?

Completa el siguiente formulario para solicitar una cita con nuestro profesionales.